Niño Torero - Matador Marcos Ortega

Vaya al Contenido

Niño Torero

Etapas de Torero
Yo iba a los toros con mi papá y con Raymundo Morales que era mi padrino y  mi tío Rodolfo Gutiérrez y Raymundo Chico que eran la tercia que iban a los toros a la plaza México, tengo foto con ellos en la primera fila.

Me dio mucho miedo porque  vi a los toros muy grandotes desde la Plaza Mas Bella de México.

Mi Padrino Raymundo Morales  me compro mi primer capote en la plaza de toros.


Mi papa y mi tío el de Tijuana, fueron novilleros, Orteguita El  Fotógrafo  y Antonio Ortega Montes. A mi siempre me gustaron los toros.



Un día se me presento la oportunidad, cuando iba en tercer año de primaria;   Yo había toreado de salón en los festivales que hacia en la escuela, y me echaba las grandes faenas en las reuniones en mi casa y ganaba mi dinero por brindar mis faenas.

Cuando ¡¡¡ DIOSITO ME ECHO EL CAPOTAZO!!!      para torear la primera vez,  en la Escuela Fray Martin de Valencia donde yo estudiaba el Padre Jorge Durán Pineiro dio   un festival taurino para  beneficio de la escuela porque le faltaba dinero para arreglarla, que era una escuela de paga, que voy y le digo al padre.

¡¡¡¡YO QUIERO TOREAR!!!!!

El padre me contesto: ¿Cómo? Si tú no eres Torero!!!!!

YO SOY TORERO, por eso le vengo a pedir la oportunidad.

yo iba a torear en el cortijo un 13 de septiembre, Nos íbamos a entrenar con un primo que también era novillero en ese entonces Lucio Ortega, mis hermanos Angel Ortega y José Luis Ortega, llegábamos al Parque Calles que era la casa de Don Ramón Acosta un gran artista en tocar la guitarra  y componer instrumentos de cuerda, todo un Bohemio un gran Maestro y mis grandes amigos hasta la fecha Alfredo, Paquiro, Rodolfo Acosta y su familia.

Y así fue como toreé la primera vez,  pero lo más bonito fue, O sea,  que la primera vez que yo Toreé fue VESTIDO DE TORERO, me prestó el traje Don  Ramón Acosta, el papá de Paquiro Acosta,  un zanahoria con pasamanería era un traje de mi gran amigo  Paquiro Acosta. O sea, eso para mi fue lo máximo de la vida, y gracias a Don Ramón.


Se llegó la alegría de un ser humano como yo, por ser torero y vestirme de torero que para mí ha sido lo más maravilloso de la vida.

Yo no sabía si era miedo, responsabilidad, pero quería tener y darme ese gusto, sentir esa emoción y gracias a Dios mis sueños se fueron tornando realidad,  luego siguieron muchos sueños más.

Creo, vestirme de torero era transformarme en un monstruo porque así me sentía como torero chiquito, porque fue lo que me gusto siempre y con el miedo que también tenía como todos los toreros, yo quería saber esa emoción de vestirme de torero y hasta la fecha no lo puedo explicar, me pregunto de ese medio día en que me vestí de torero, me transforme en un hombre grande, en una persona con responsabilidad, en una persona con miedos y algo que empezaba y que iba a amar toda mi vida.

Y lo que no me gusto cuando yo toree creo que tengo pases y las fotos lo podrán  decir. Y mi padre me dijo que le diera un pase de rodillas, que si no era torero para eso.  Y que se lo doy.  Y me embarro de mierda en la cara y no me gusto, pero también el olor de majada del toro me enamoro.  Esa fue la primera vez que me vestí de torero y que estuve frente a un toro.

Yo  entrenaba y veía muchas cosas nuevas en la plaza de toros.


Pero al estar frente al toro,  me  salía el torero que quería y que soy, y  la emoción  fluía, el toro a mí siempre me gusto, y fue mi amo,   siempre  que había toros,  era una cosa, que no entendía con que felicidad y con que gusto  podía torear y seguir toreando  No me cambiaba por nadie, cuando estaba vestido de torero o estaba toreando.

O sea creo que todos los toreros tenemos miedo,  y en esa época a lo mejor yo  tenía más miedo, pero Yo no le veía al toro si daba cornadas o no daba cornadas, o sea,  yo lo que quería era seguir toreando y seguir toreando.

Y así comencé a torear y toreé muchas veces de niño torero…….

Yo creo que era por la pura emoción y  torear o sea, y  brindaba cuando estaba en mi casa chiquito, antes de debutar como niño torero, me  hacia mis faenas, faenas de salón, pero ahí las brindaba y sacaba mi buena feria,  mis 30 o 40 pesos, 20 pesos, cuando me iba bien ya sacaba mis 50 pesos,  creo que el…. El hecho de torear…… no creo que los toreros salgan por ver cuánto van a ganar, yo creo que sales porque es lo que te hace vivir como torero y como persona

¡¡¡ TOREAR ES, ES LO MAS PADRE QUE HAY EN LA VIDA!!!

Y nadie me puede sacar de ese  gusto, Sientes y gozas ese miedo,  tienes ese miedo..  ese,  ese, esa virtud de decir,  me puede poner un cate, como me han pegado varias cornadas, pero creo haber toreado, con ese, ese placer, ese gusto, esa emoción.  Creo que era más feliz toreando que jugando o andando en la bicicleta.
 

Son muchos, muchos momentos,  que me traen grandes recuerdos más que nada creo que al CORTIJO, le debo mucho, fue parte de mi vida toreando, y cuando fui  torero, con Don ANGEL INSUNZA.  Pero creo que por lo que  se vino esto fue por el Padre Jorge Pineiro, que me dejo torear mi primer festival, cuando me vi con mi primer animalito…. Ahora lo veo y estaba chico.. pero para mí estaba muy grande y para mí fue muy emocionante, fue algo,  algo especial,   porque fue vestido de torero,  no hay palabras para expresarlo,  creo que la persona que como torero  la primera vez que se vista  de torero es muy impresionante.

Toreé muchos festivales de niño torero, Apizaco, Huamantla, Teziutlán, Martínez de la Torre, casi todo Tlaxcala lo estuvimos recorriendo.

Mi  Padre el Sr. Antonio Ortega Montes, quería lo mejor para su hijo, y luego la afición surgió en  sus otros dos hijos, el  conocía a un  Sr. que se llamaba Rafael Osorno que había triunfado en la Plaza  México con un novillo que indulto y se llamaba Minico, mi Padre lo trajo para que entrenáramos con él. Y si nos sirvió, y le agradezco los conocimientos de ese gran torero.

El Maestro Solís ha sido un hombre con garantía, era una gran figura del toreo,  en ese momento yo viví eso y así lo vi, y luego me di cuenta y me comentaron que podría haber sido mejor que Rodolfo Gaona. No me atrevo con el Maestro Rodolfo Gaona a afirmar que fuera mejor que él, pero tampoco lo dudo y a mí me enseño, mi cariño y respeto para él y mi amor como torero.

Ya no quiero hablar más ahorita de esto, porque yo quiero mucho, mucho a la fiesta y lo que he vivido de aquí para allá, para seguir recordando y seguir contando mis travesuras taurinas.

Síganme  leyendo para decirles que yo he querido mucho a la fiesta y que de ella sigo aprendiendo y de ustedes mismos, falta mucho que contar de todas mis experiencias, y seguiré hablando de esto.

Sr. Ramón Acosta el papa de mis grandes amigos Paquiro, Alfredo Acosta y el Gran Picador Rodolfo Acosta, un gran maestro,  señor del arte y tocar la guitarra y maestro para arreglar los instrumentos. Y el bohemio más grande que he conocido, mi impresión es que el Señor era un artista, antes de arreglar guitarras tocaba guitarra, y bohemio igual que mi padre.

Le dije a mi papá que no tenía con que torear y que yo quería ser torero, Mi papa me llevo con Don Ramón Acosta, él tenía pulque y mi padre le dijo que le traía una botella y le dijo: no hay necesidad, dime que quieres y te traigo lo que quieras,  mi padre le contesto, sólo vengo a molestarte porque mi hijo va a torear y necesita un traje para que se vista de torero y me acuerdo que le dijo:  


¿Y SABE TOREAR?
y mi padre igual le contesto,
SI NO, NO TE LO VENIA YO A PEDIR!!!!!.  

El Sr. Ramón le dijo; bueno con lo que me estás diciendo le tendré que prestar uno de Paquiro,  a ver cómo está el Chaval,  me vio y dijo, si le queda el de Paquiro, y se hicieron íntimos amigos, el papa de Alfredo, Paquiro y el gran picado de los Acosta, Y me pusieron un traje zanahoria con pasamanería.
Ellos son mi familia Acosta, porque además han toreado conmigo muchas veces, gran familia torera y

OOOLEEE¡¡¡ POR DON RAMON ACOSTA

Al Sr. Pedro Rodríguez Chema, fue la primera persona y  empresario, que me llevo a la primera ganadería que yo pise, se llamaba Conejo Chico, ahí toree una becerra y  me pego en un testículo, me abrió y me echaron limón para detener la sangre, y me ardió, ¡¡¡Cómo me ardió!!! YA, O SEA.  Recuerdo mucho esa tarde por todo lo que paso emocionalmente siendo yo un torero chiquito.

Macareno,  mi gran amigo, más que amigo mío, amigo de mi Padre, porque mi padre tenía amigos y mi padre tenía Don de tener amigos.

Y con esto no quiero hacer un libro, quiero decir y demostrar que los toreros se hacen con gente, como mi padre; pero también con gente como Macareno.

Macareno hacia banderillas. Pero era un hombre que ejecutaba  60 u 80 quites, Primero era amigo de mi padre, el nunca me cobro un centavo y era un hombre que vivía de su trabajo, de hacer banderillas. Pero no por hacer banderillas, no era un gran hombre y un gran torero.

Mis respetos para Macareno. A él le debo muchas tardes en España, que hice quites que él me enseñó, un gran maestro.  Que  Dios te tenga en tu santa gloria, y te conceda las orejas y rabo allá en el cielo.

A toda la familia Isunza, en especial a Don  Ángel Isunza y su hermano Carlos Isunza, Rosita, y mis compadres Ángel  y Blanca Isunza, los voy a querer toda mi vida.

A Don Ángel lo voy a admirar por esa afición por la fiesta, por ese apoyo incondicional que a mí me brindo sin que  mucha gente sepa de eso, pero fue un  personaje amigo de mi Padre,  fue un núcleo que a mí me apoyo a Don Ángel mi admiración y respeto igual que a su hermano  Carlos, que en toda mi vida no tendré como agradecerles que creyeran en mí. Toda la gran familia Isunza, los voy a amar toda mi vida.

Al Matador Luis Ortiz, un agradecimiento especial, ya que el medio taurino me conoció a través de él y me decía hijo putativo, me defendió como si hubiera sido su hijo, de él aprendí muchas cosas  en muchos festivales en los que él estaba al frente donde yo banderilleaba o toreaba,  al grado que un día tuve que vender cervezas y cuando era el cambio de tercio salía a poner banderillas y regresaba a destapar cervezas.

En esos festivales alternaba  con los aficionados prácticos,  como fueron  Don Jesús Arroyo y Sr. Lalo Ascué entre muchos más, y también con grandes maestros y  figuras del toreo, desde el maestro Lorenzo Garza, el Maestro Silverio Pérez, El Maestro Jorge El Ranchero Aguilar, El Soldado y muchos toreros más que no se me vienen a la mente.  

Algo que para mí fue muy grande, de esos maravillosos momentos fue que el Maestro Lorenzo Garza me dijera “CHAVAL PA DELANTE” porque él me tenía mucha confianza,  eso me hacía sentir muy grande.  Y esa misma tarde  el Maestro Jorge El Ranchero Aguilar, al ver que la gente comenzó a gritar “CHAVAL, CHAVAL, CHAVAL”  en su novillo me doblo la muleta y me la entrego como si me estuviera dando mi alternativa, con  un abrazo  me dijo:   Con la Condición que hay que cortar el Rabo. Siendo yo un niño torero,  en ese momento yo me sentí que era matador de toros y me sentía grande y no me cambie por nadie.

Esta experiencia se la debo a Luis Ortiz, y el sabe porque fui torero y porque tuve esas agallas para enfrentarme con quien fuera, porque así era él.

Al Dr. Alberto Narváez de la Gran Plaza La Florecita que fue un escaparate para mi, mi agradecimiento a él y a toda la familia Narváez a su esposa Florecita y a sus hijos, que también los conocí por que Luis Ortiz Me llevo.

En otra ocasión a las 2 o 3 de la mañana estábamos toreando, en los Estudios Churubusco con los hermanos Almada,  hasta ese grado llego Luis Ortiz conmigo,  esto no lo podré olvidar nunca, por lo que reitero  mi admiración y cariño para siempre.

También un agradecimiento a su familia Ortiz Gámez por el cariño y apoyo que me dieron.

Mis Maestras de Primaria  Carmen y Juanita, que me fueron a ver hasta España. Mi cariño y mi recuerdo.

Próximamente mas agradecimientos a:
Dr. Alberto Narváez, Maestra nati, Mis abuelos Margarito Ortega y Rafael García, Lila wipper, Carlos González , Francisco Cerezo, Los Hermanos Bravo, Sr. Mercado, Sr. Retana, Torero de Canela, Miguel Ortas, Claudio Peduzzi, Porfirio Maldonado

Niño Torero Capitulo 1
Niño Torero Capitulo 2
Niño Torero Capitulo 3
Matador Marcos Ortega / Derechos Reservados
Regreso al contenido